Trucos para ahorrar con el aire acondicionado

Para muchos, el verano es sinónimo de sol, calor sofocante y aire acondicionado permanente 24 horas para poder “sobrevivir”. Si eres de los que ama vivir en un iglú y no sabes cómo disminuir tu factura mensual, toma buena nota de nuestros consejos para ahorrar con tu aire acondicionado:

-      En primer lugar, si aún no has comprado el aparato de aire y estás dudando de cuál elegir, decántate por uno que sea eficiente. Los que tienen el indicativo de A+++ pueden proporcionarte ahorros de hasta un 40% en el consumo de tu factura. Eso sí, de primeras te tocará gastar algo más, pues se trata de modelos más caros.

-       Pregunta a especialistas sobre qué tipo de aire acondicionado te proporcionará un mayor ahorro energético y es el mejor según las características de tu hogar (tamaño, orientación, tipo de habitaciones…).

-       Ten en cuenta dónde lo instalas. Cuanto menos le dé el sol mejor. Así no se calentará y funcionará mucho mejor.

 

Aire acondicionado y ahorro energético

-       ¡Cuídalo como tu bien más preciado! Con esto no queremos dar a entender que lo vas a golpear ni nada por el estilo, pero sí que debes limpiar los filtros de forma regular y estar atento de que todo funcione correctamente.

-    Si eres de los locos por los gadgets y la domotización, te recomendamos que controles tu aire acondicionado mediante tus dispositivos móviles para que puedas conocer la temperatura de tu hogar en todo momento y evitar gastos innecesarios. Es posible domotizar el aire acondicionado de tu hogar, pero siempre mediante el uso de un termostato para el hogar, que regule la temperatura del aire al igual que se regula la calefacción.

-       No te vuelvas loco con bajar temperatura. Por cada grado menos, consumes un 8% más. Los expertos apuntan un rango de 22 a 24 grados, o una diferencia máxima de 12 grados con respecto a la temperatura en la calle. Si te empeñas en hacer de tu casa un pequeño congelador, ve sacando tus ahorros del banco. 

-     Finalmente, haz que tu hogar sea lo más fresquito posible. Que tengas aire acondicionado no quita que ventiles las diferentes habitaciones cuando más frescor entra de la calle o que bajes las persianas cuando el sol esté apretando de lo lindo. Y por supuesto, cuando lo tengas encendido, cierra puertas y ventanas para no malgastar la energía.

Contacta con nosotros