Poner nuestra casa a punto para el invierno

  • 02/01/2018

Atrás quedaron los baños en el mar, las paellas en terrazas y los aires acondicionados. El frío ha vuelto a instaurarse en nuestras vidas. Ya hemos visto las hojas de los árboles caer, y las tardes de verano paseando al sol han sido sustituidas por paseos un poco – bastante - más abrigados.

Y ahora que los primeros fríos han empezado a llegar a nuestras ciudades, es el momento para repasar todo lo que podemos hacer en casa para afrontar la llegada de la bajada de temperaturas que suele traer el invierno.

En primer lugar, es hora de revisar nuestro sistema de calefacción. Para ello, recurre siempre a profesionales expertos, como nuestros técnicos de ilisto. Comprobar que todo esté a punto es fundamental para no llevarte sorpresas el primer día que necesites encender la calefacción.

Viste tu casa: los tejidos ayudan a mantener el calor de hogar. Con el empleo de alfombras, por ejemplo, podemos reducir el frío que emana desde nuestros suelos. Coloca una mantita en el sofá para taparte mientras ves tu serie favorita, y no te olvides de las cortinas: son imprescindibles para ayudar a que el calor no se nos escape.

La ropa de cama debe ser de tejidos naturales: el algodón es tu gran aliado. Usa mantas o edredones con los que te sientas cómodo y recuerda que el exceso de calor está contraindicado para mantener un sueño reparador: baja la calefacción antes de irte a dormir.

Ventila, pero sin pasarte. No es necesario que abras las ventanas durante horas. Con tan solo 10 minutos al día es suficiente para mantener tu hogar aireado. Hazlo preferiblemente por la mañana. Aprovecha los rayos de sol, abriendo persianas y cortinas cuando estos den en las ventanas y cerrando por la noche.

¿Filtraciones en puertas o ventanas? No dejes que el calor se escape por ellas. Para encontrarlas, enciende una vela y aproxímate a ellas. Cuando veas que la llama se mueve, ahí tienes un escape. Tienes un variado surtido de productos en el mercado para evitar estas fugas de calor.

Pon a punto tu caldera, no olvides la revisión de tu caldera de gas para no llevarte ningún susto.

Y ya solo nos queda desearte un muy feliz invierno.