Organización de neveras

  • 08/01/2018

¿Sabías que además de no olvidar alimentos perdidos en el fondo de un cajón, ordenar correctamente la nevera puede ayudarnos a ahorrar?

Existen múltiples teorías sobre cómo organizar los alimentos y bebidas dentro de este electrodoméstico, pero desde Ilisto hoy os damos los consejos que a nuestro parecer son los más acertados.

  • En primer lugar, selecciona los alimentos en tres grandes grupos: productos frescos, alimentos envasados y alimentos cocinados. Cada uno de ellos debería ocupar un lugar diferente en la nevera para evitar la contaminación cruzada entre estos tres tipos de alimentos.
  • Utiliza contenedores apropiados para cada alimento. Los de cristal con tapa y tratamiento antibacterias son los más aconsejables.
  • Los lácteos y los huevos, en contra de lo que habitualmente hacemos, no deben ser colocados en la puerta, sino en la parte superior. Esto es porque en la puerta sufren constantes cambios de temperatura que pueden afectar a su sabor y calidad. Te recomendamos que la puerta del frigorífico la uses para agua, refrescos, zumos, salsas y mermeladas.
  • En la parte baja del frigorífico es recomendable que almacenes tanto la carne como el pescado fresco, en recipientes adecuados, mientras que el cajón está destinado a la fruta y verdura que necesita frío para su conservación, siempre fuera de las bolsas o envases.

Una vez que hemos visto dónde colocar cada tipo de alimento, existen otra serie de recomendaciones para tu nevera:

  • Llena los estantes de manera que el aire frío se pueda distribuir de manera correcta. Es importante también que haya separación entre los alimentos y no los pegues a las paredes. Llenar la nevera hasta los topes no es una buena idea.
  • Pon bien visibles en la parte delantera de las estanterías aquellos alimentos que estén más próximos a caducar. De esta manera evitarás olvidos que terminan con los alimentos en el cubo de la basura.
  • Las pegatinas son tus aliados: utilízalas para ponerlas en los recipientes de alimentos para poner la fecha de compra o cocinado.
  • Y por supuesto, nada de introducir comida recién hecha en la nevera: corres el riesgo de que proliferen las bacterias y además disminuye el rendimiento de tu frigorífico.

Esperamos que te hayan sido de utilidad nuestros consejos. ¿Nos cuentas tus trucos de organización de la nevera?