¿Por qué gastamos tanto en calefacción?

 

¿Por qué gastamos tanto en calefacción? Esa pregunta resuena en miles de hogares cada invierno. Se ha convertido en algo tan habitual como, aparentemente, difícil de responder. Imagina la escena: alguien delante de sus facturas de gas y electricidad, con la mirada perdida por la incomprensión y la mente tratando de entender cómo puede costar tanto calentar una casa. “¡¿Es que acaso se creen que somos ricos?!”, piensa con desolación antes de hacerse la siguiente pregunta clave: “¿existe una fórmula secreta para el ahorro en calefacción?”.

Pues bien, vamos a tratar de resolver estas dudas. Y para ello comenzaremos con las razones por las que el precio de la calefacción se ha convertido en motivo de pánico.

 

Gastos elevados en calefacción

 

Veamos entonces por qué el gasto en calefacción ha aumentado a lo largo de los años. Sin entrar en consideraciones políticas ni en intereses del mercado, hallamos las siguientes razones:

  • Evolución en la construcción de las viviendas: con la bajada del precio energía en los años 50 muchas constructoras se olvidaron de poner un buen aislamiento en los hogares. Por ello, el consumo de energía se encareció y el medioambiente lo sufrió como consecuencia. Las nuevas viviendas deben contar con una serie de mínimos, pero ahí entra en juego la calidad de los materiales empleados para su construcción.
  • Despreocupación o mal mantenimiento de la caldera y de los radiadores: si no se purgan los radiadores o no nos preocupamos de la limpieza de la caldera, pueden producirse averías innecesarias o un consumo incorrecto de la calefacción por escapes, mala conducción del agua caliente por el circuito…
  • Subidas y bajadas bruscas en el control de la calefacción: el gasto será mucho mayor si encendemos y apagamos la calefacción que si mantenemos una temperatura constante en el tiempo.
  • Subida del precio de la luz y del gas: en los últimos años hemos sufrido un constante incremento en los impuestos y en el precio de la energía. Ya sea por la subida de precios del gas natural a nivel mundial, por los intereses de las grandes compañías y del propio estado, o por cuestiones desconocidas para los ciudadanos comunes, lo cierto es que, calentar una casa cuesta en octubre de 2018 un 15% más que un año antes, según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).

  

Ahorrar en calefacción en tu hogar 

Ahorro en calefacción

 

Con este desolador panorama, a los usuarios solo nos queda optimizar al máximo nuestro consumo energético, de modo que podamos ahorrar lo máximo en calefacción sin pasar frío, claro está. Así que ahí van unos cuantos consejos:

  •  Infórmate sobre el cuál es el mejor sistema de calefacción para ti e instala radiadores de bajo consumo que ayuden a tu factura y, de paso, al medioambiente.
  • Purga los radiadores para que el agua caliente pueda pasar correctamente por los conductos y transmita el calor a la casa sin necesidad de subir la temperatura.
  • Revisa la caldera y presta atención a su mantenimiento para evitar escapes y averías costosas.
  • Instala doble ventana y aísla tu hogar de manera adecuada para que no se pierda el calor de la casa y tengas un gasto innecesario en el precio de la calefacción.
  • Cierra bien las ventanas y persianas en momentos de frío y ventila e ilumina la casa en las horas de calor. De este modo ayudarás a que tu hogar tenga una temperatura óptima de manera natural.
  • No apagues y enciendas la calefacción constantemente. Lo mejor es mantener siempre la temperatura a 21ºC. Cada vez que aumentas un grado, se incrementa un 7% tu factura.
  • En invierno, elige alfombras y cortinas de color oscuro que absorberán la radiación solar y ayudarán a subir la temperatura de tu hogar. 
  • Instala un termostato para tu calefacción y controla las horas de encendido y apagado del sistema, así como la temperatura óptima para cada zona del hogar o lugar de trabajo.
  • Si te decantas por la calefacción por gas, elige la caldera adecuada a tus hábitos de consumo y características del hogar. 

 

Ayuda profesional

 

Además de los consejos anteriores, te recomendamos ponerte en manos de ayuda profesional para cualquier instalación y mantenimiento que te permita un mayor ahorro en la calefacción. En ilisto, ¡estaremos encantados de ayudarte!

Contacta con nosotros