¿Cómo se limpia la caldera?

 

Limpiar la caldera de tu hogar no puede ser nunca una elección. La razón principal es que estamos hablando de uno de los electrodomésticos más importantes de nuestras casas. A fin de cuentas, de que esté en buen estado depende tanto la calefacción, como disponer de agua caliente. Y prescindir de ambas por una avería en la caldera no es la mejor opción para pasar los meses más fríos del año.

Pero este no es el único problema que puede provocar la falta de un mantenimiento adecuado. Una excesiva suciedad hará que se empleen cantidades innecesarias de electricidad y gas, lo que desembocará en un mayor gasto energético y, obviamente, en elevados costes económicos.

Así pues, si eres una de esas personas responsables que tienen su hogar bajo control entonces tendrás claro todo esto y seguramente te hayas preguntado: ¿cómo debes limpiarla? La respuesta más rápida y acertada es que ha de ser un técnico de calderas quien debe llevar a cabo dicha limpieza para que se realice del mejor modo posible. Por lo tanto, la mejor opción será que tengas contratado un plan de mantenimiento para olvidarte de todo y dedicarte únicamente a las tareas más sencillas (y obvias).

 

Reparación de averías calderas Madrid

Pasos para limpiar la caldera 

A pesar de que será un especialista de ilisto quien se encargue de la limpieza de la caldera, te apuntamos algunos pasos que se han de dar con el objetivo de que tengas unas nociones. ¡Apunta!

  1.  En primer lugar, hay que asegurarse de que no haya peligro alguno en la tarea. ¿Cómo? Muy fácil, cortando la electricidad y cerrando la llave de paso del gas. Esto es clave también para ti si en algún momento quieres revisar algo en la caldera.
  2. Como un profesional conoce las diferentes marcas de caldera, sabrá perfectamente dónde se encuentra cada componente y qué debe hacer para llevar a cabo su limpieza. Ni que decir tiene que en la visita, el experto encargado del mantenimiento de calderas llegará equipado con todo lo necesario. No obstante, para tu información en caso de que quieras realizar una tarea sencilla, debes contar con un paño húmedo para limpiar el exterior de tu caldera. En el interior sería necesario al menos un cepillo específico, pero esta labor es mejor dejársela a los especialistas.
  3. Una vez que se hayan tomado las precauciones pertinentes, la limpieza se lleva a cabo componente por componente. Los principales son los siguientes:
  • Carcasa. Cualquiera puede limpiarla ya que no es complicado, pero se deben utilizar productos que no dañen su estructura o el panel de mandos.
  • Ventilador. Debe limpiarse con mucho cuidado para no obstruir la entrada de aire.
  • Quemador. Sin duda, su limpieza es clave, habida cuenta de que es una parte fundamental para que la caldera funcione.
  • Electrodo. Cuando se limpien, hay que comprobar que su funcionamiento sea el correcto.
  • Conductos de humos. Nunca han de quedar obstruidos.

 

¿Qué puedes hacer tú? 

Aunque un plan de mantenimiento anual hará que puedas despreocuparte (sobre todo si lo contratas con un referente en la reparación de calderas en Madrid y otras localizaciones como es ilisto), tienes en tu mano la posibilidad de llevar a cabo algunos hábitos que ayudarán a un mejor funcionamiento de tu caldera:

  • Realiza una limpieza básica del polvo exterior, como harías con cualquier otro aparato de tu casa. Cuando más tengas alejada a la suciedad, obviamente menos se ensuciará su interior y mejor funcionará.
  • Revisa la presión de la caldera para que se mantenga siempre en el nivel adecuado y que sea lo más eficiente posible.

Contacta con nosotros